Una óptima planificación y distribución del baño en la reforma de una vivienda es clave para conseguir un espacio cómodo que se adecue a las diferentes necesidades y gustos. El baño suele ser la estancia más reducida de nuestra vivienda, y la más concurrida por las mañanas, por ello una buena organización es fundamental para sacarle el máximo partido al espacio existente. Debemos  tener en cuenta diferentes factores, como los metros disponibles, las acciones que en van a realizar el y el numero de personas que lo van a utilizar.

Tradicionalmente el espacio para almacenar en el baño se encontraba solamente en el armario bajo el lavabo, no obstante en la actualidad disponemos de variedad de opciones que complementan y dan soporte a este mueble. Podemos nombrar variedad de ejemplos, como, baldas a la vista, estanterías de pie, carritos auxiliares, muebles modulares, bancos, columnas, etc.  Encontramos una amplia variedad de mobiliario que se adapta a las diferentes tipologías de baños,  facilitando  que cada usuario tenga su espacio y que todo esté organizado, para ello es necesario contar con varios módulos de almacenaje .

Para la reforma de un baño, de pocos metros, se precisan soluciones ingeniosas para sacar el máximo partido al espacio existente. Para este tipo de reformas, resultan muy cómodos muebles con doble función, como por ejemplo, un pequeño banco que permite sentarnos y almacenar toallas en su balda inferior.

Cestas, bandejas y cajones de rattan o mimbre, son una solución muy practica para tenerlo todo organizado y en su lugar.

Un buen recurso para colgar toallas y albornoces son los ganchos o percheros de pared, aunque otra opción es disponer de un radiador toallero que caldea el baño y mantiene secas las toallas en invierno.

Para la decoración de un baño, los estantes dejan a la vista algunos productos de uso diario, ocupan poco espacio y podemos utilizar toda su superficie. Podemos optar por funcionales hornacinas o baldas de obra, nos permiten aprovechar los retranqueos del muro.

Más allá de la tipología de mueble que escojamos para el baño, es importante estudiar la resistencia de los materiales que los forman. Los avances tecnológicos de estos últimos años,   han conseguido encimeras y muebles de gran resistencia y durabilidad y debidamente tratados para aguantar sin problemas la acción de la humedad.

Funcionalidad, diseño, y confort conviven en un baño bien estudiado, una óptima distribución junto a la acertada elección del mobiliario y complementos, serán la clave para el buen funcionamiento y la comodidad en la reforma de nuestro baño.