Pintar la casa uno de los recursos más simples para transformar una vivienda. Su mantenimiento es sencillo, es fácil de limpiar, especialmente las pinturas plásticas y las nuevas lacas.

En el mercado existen diferentes tipológicas de pinturas, destacamos las pinturas ecológicas, que respetan, nuestra salud y el medio ambiente, pinturas fáciles de aplicar y que cuentan con un menor tiempo de secado.

Para acertar en la elección de un color para una estancia de nuestro hogar, es importante tener en cuenta aquellos elementos que encontramos a su alrededor. Tener en cuenta el mobiliario y detalles decorativos como cuadros o fotografías o otros elementos.

Una buena opción para cambiar nuestro hogar o reformar nuestra vivienda, son definitivamente los tonos neutros,  colores piedras y cremas, para conseguir espacios modernos y atemporales. Colores que admiten la combinación con una amplia gama cromática.

Una elección acertada son los azules verdes y turquesas para lograr ambientes serenos y relajados, son colores con personalidad que contribuyen a dar amplitud y luminosidad a la estancia de su vivienda. Para ambientes cálidos y elegantes, sin duda, los tonos marrones, rojos y tierras permite elegir entre un amplio abanico de tonalidades.

La mezcla de tonos en un mismo ambiente permite  que colores fríos se transformen en cálidos en contacto con intensidades suaves. La creación de contrastes mediante la pintura es un recurso muy utilizado, para destacar una zona, diferenciar dos espacios o simplemente resaltar una pared. Otra posibilidad en la reforma de nuestro hogar es la de buscar la armonía mediante un color dominante más neutro y que aplicamos en mayor superficie, utilizando el valor más oscuro para el suelo, un tono medio en paredes y el más claro para el techo.

Un recurso novedoso, es la utilización de pinturas con efectos especiales, como las pinturas con efecto pizarra o magnéticas. A parte de su función decorativa, aporta una función de uso práctico, muy útiles en cocinas o en habitaciones infantiles. Las pinturas con efecto pizarra convierten la pared en una superficie donde escribir o dibujar mediante tizas que se podrán fácilmente borrar.

Hay variedad de aplicaciones, también en puertas y muebles. Una idea original es la aplicación de esta pintura en el sobre de una mesa de trabajo, o en el frontal del mueble de cocina.

La pintura es un recurso ideal, de fácil aplicación y asequible, con gran variedad de colores y acabados, que combinando con pequeños detalles decorativos, proporcionaran un aire nuevo a nuestro hogar.