Suelos, paredes y techos, son los elementos que forman la envolvente de nuestro espacio, así que debemos prestarle atención a cada uno de ellos y tratarlos de una forma adecuada para crear un ambiente homogéneo. Hoy vamos a daros algunas ideas de como podemos tratar los techos, ya que no siempre nos va a interesar mantener los techos actuales, ya sea para paso de instalaciones, juego de alturas, cambio de materias, etc…Hay un sin fin de posibilidades y vamos a aportar alguna de ellas:

- Falsos techos continuos: el cartón yeso nos da muchas posibilidades a la hora de crear un falso techo continuo, pudiendo adaptarnos al espacio gracias a su sencilla forma de fabricación. Nos permite el paso de instalaciones, de manera que podemos crear una iluminación mediante focos, crear cortineros de luz , juegos de diferentes alturas y tonalidades, además de permitirnos instalar aislamiento acústico y térmico. Es el falso techo mas utilizado ya que podemos crear múltiples efectos lumínicos y de volumen. Este tipo de techos se pueden complementar con molduras de yeso, que quedan totalmente integradas, además de que nos permiten jugar con los colores y poder remarcar estos elementos. Si tenemos altura suficiente, además podemos crear un altillo, de manera que ganamos almacenaje superior.

- Falso techo de fibra: formado por placas minerales de 600mm x 600mm o bien de 1200mm x 600mm, los cuales se apoyan en una estructura de perfilería generalmente metálica, que puede ser vista u oculta. Sus propiedad y características son de gran variedad, derivando desde la absorción acústica, la resistencia a la humedad, la reflexión a la luz, etc… Además existen diferentes tonos de acabado, pudiendo ser uniforme o jugar con los degradados.

- Falsos techos de aluminio: muy útiles para baños y cocinas, de fácil limpieza y mantenimiento.

Estos tipos de techos son los de mas habitual colocación pero podemos innovar un poco y salirnos de lo habitual:

- Falsos techos de madera: pudiendo ser lamas o bien parquets, hoy en día los materiales ya no tienen que seguir unas normas, y los techos adoptan nuevos lenguajes.

- Falsos techos con lamas metálicas que nos permiten integrar la iluminación además de crear un juego muy interesante de volúmenes, luces y sombras.

- Falsos techos tensados, se les pueden dar diferentes texturas y formas, pudiendo estar retroiluminado. Nos permite crear formas curvas y diseñar cualquier tipo de montaje. Dependiendo del tipo de iluminación podemos crear un efecto u otro. Si jugamos con el Led RGB nos permitirá que nuestro falso techo cambie de color, muy útil para espacios públicos que busquen un efecto diferente y llamativo.

Las posibilidades son múltiples y los resultados muy diversos. Debemos buscar el tipo de falso techo que mas se adecue a nuestro espacio, las características propias del lugar y la función final.