Hermés acaba de inaugurar  una nueva tienda en París. Situada en una antigua piscina en Saint-Germain-des-Prés, el proyecto está realizado por RDAI.

Catalogado como monumento histórico desde 2005, la piscina construida en 1935 tiene un fuerte carácter arquitectónico. El proyecto respeta y conserva la piscina, otorgando carácter al espacio al tiempo que la intervención es decididamente  contemporánea.

La entrada a la tienda de Hermés es sobria y nada apunta a la sorpresa que hay detrás de las puertas…  A través de un pasillo a modo de pasarela, con la perspectiva forzada por los planos ligeramente inclinados de paredes y techos nos va preparando para la llegada  al espacio principal de la tienda. Accedemos a media altura a una gran nave central,  done nos sorprende tres grandes elementos de madera de fresno  que colonizan y ordena el espacio. Estos elementos de formas orgánicas irregulares  autoportantes están construidos  en listones de 6×4 cm y 9 metros de altura.  Este espacio está iluminado cenitalmente a través de una claraboyas. La conexión entre este espacio de la piscina y la pasarela de la entrada se  hace a través de una escultural escalera que funcionaría como una cuarto elemento de madera de listones tumbado.

Los pisos, las columnas, las escaleras están cubiertas de mosaicos, azulejos rotos o granito. Los elementos ornamentales existentes en el suelo y las paredes se han conservado y restaurado.