Cuando se habla de decoración, no cabe ninguna duda que una de las tendencias actuales es recuperar la estética, la esencia o el diseño de años pasados, de una moda “pasada de moda”. Es cierto que todo ello parece rocambolesco, ya que la sensación que parece darse es que en vez de avanzar hacia nuevos diseños se vuelve hacia atrás, pero sucede todo lo contrario, de aquí la importancia de saber distinguir entre decoración retro y decoración vintage.

Los términos vintage y retro han tomado mucha fuerza y presencia en cuanto al diseño, moda o estilo de vida actual, ya que la estética u objetos de épocas pasadas son atractivas para los jóvenes de hoy en día o para aquellos que quieren revivir su juventud y nostalgia a través de la moda y de la decoración. Todo esto, aunque parezca contradictorio, es un soplo de aire fresco en el mundo del diseño actual, que tiende al minimaliso, las líneas rectas y el predominio de tonos neutros como el gris o el beige.

Obviamente, el minimalismo, por poner un ejemplo, puede convivir perfectamente con la decoración retro o vintage, incluso pueden coexistir en un misma vivienda o estilo de vida. Hasta aquí no hay ningún problema, las personas utilizan prendas estéticas o elementos decorativos de otra época muestran una estética desenfadada y personal, pero que se fija mucho en los detalles. Sin ir más lejos, la decoración vintage o retro se basa en piezas o mobiliario especiales por su estética, ya sean sillas, televisiones, radios, etc.

Es aquí, llegados a este punto, donde se tiene que hacer una sutil, pero necesaria aclaración. Con esta mayor presencia en la moda, se ha tendido a incluir en el mismo saco a la decoración retro y a la decoración vintage y, aunque se basan en el mismo estilo y en la misma estética, no es así.

El detalle es que cuando se hace referencia a:

  • Vintage, sea el que sea, se habla de un elemento que fue diseñado y confeccionado en la época a la que pertenece ese estilo.
  • Retro a aquellos objetos que han sido fabricados o creados en la época actual, pero con una estética que recuerda a tiempos pasados.

Es decir, se puede conseguir este tipo de estética o decoración sin ningún problema, todo dependerá del lugar donde se adquieran los productos, pero siempre será mejor matizar. Un ejemplo práctico podría ser el de un mueble con este tipo de estilo. Si esta pieza se consigue en un mercadillo se tratará de un objeto de decoración vintage, mientras que si se adquiere en una tienda de objetos decorativos, se hablará de un mueble con estética vintage, pero será un objeto de decoración retro.

Sabido esto, siempre es aconsejable que un grupo de profesionales asesore cualquier tipo de decoración para la vivienda, ya que conocen todos los secretos en cuanto a la distribución del espacio. La empresa de interiorismo en Barcelona Grupo Inventia cuenta con un experimentado de equipo de trabajadores que pueden hacer realidad cualquier idea desde el momento en que se contacte con ellos.