Lo puedes llevar tanto en la muñeca como en el bolsillo y ahora, lo más normal es que sólo lo mires en tu teléfono móvil. Hoy hablaremos de un objeto al que miras muchas veces durante el día, en algunos casos de él dependerá tu alegría o tu tristeza, se trata del reloj y su vertiente decorativa.

Con todos los aparatos de los que disponemos, tener un reloj en el salón, en la cocina o en la habitación, podría ser totalmente prescindible, pero incluso con la avanzada tecnología que nos invade en nuestro día a día, a la hora de decorar nuestro hogar tenemos la imperiosa necesidad de pensar en el reloj, en un reloj de pared que se adapte completamente a nuestro estilo.

En esto último, gracias a la gran variedad de gustos, no nos será difícil encontrar el reloj perfecto para llenar ese hueco de la pared destinado a él.

Haciendo un recorrido histórico en el tiempo, podemos encontrar relojes de todo tipo y para todos los tipos de personas, desde el estilo victoriano gastado hasta los leds más luminosos, en definitiva, un reloj puede ser la guindilla a nuestra decoración.

Haciendo un recorrido histórico, y hablando desde la actualidad, no encontramos con relojes de estilo vintage. Este tipo de relojes encajan en aquellas personas con tendencias estilísticas de la época victoriana. Estos, se caracterizan por tener un marco de madera, ya sea de un color oscuro o gastada por el paso del “tiempo” y encajan muy bien en espacios de colores neutros. En estos relojes es indiferente si se utilizan números romanos u occidentales, porque sea cual sea se utiliza una tipografía muy estilizada y acorde con este estilo. En este caso, la decisión la deberás tomar tú.

Otro de los estilos de relojes muy utilizado es el que imita a los antiguos relojes de estación de tren. Los amantes de la decoración con cierto aire British, desean que el reloj que marque la hora en su salón sea muy parecido al que podemos ver en cualquier estación de trenes de una película antigua. En este caso, la tipografía de los números sí que deberá ser romana, ya que los hace más auténticos. Al igual que los anteriores, este tipo de relojes también combina muy bien con ambientes de colores neutros como el blanco, el beige o el gris. A sus vez, si nuestra casa cuenta con una pared de ladrillo visto o un estilo más industrial, será un complemento ideal.

Dando un salto en el tiempo, nos detenemos en los años 80 y 90. Estos, son ideales para los amantes del estilo retro, los objetos que eran algo normal cuando éramos pequeños, actualmente ganan un nivel decorativo muy importante. Aquí encajan bien los relojes digitales con los números grandes, si además de la hora marcan también el día y el mes ya será total. Aparte de en nuestro salón, este tipo de relojes quedan muy bien en la cocina, ya que se amoldan bien a una estancia en la que haya azulejos en las paredes. Para un estilo retro, también encajan relojes sencillos con fondo blanco y con un marco de color gris, rojo, azul, etc. Que puede ser perfectamente de plástico resistente.

Actualmente con el auge de la decoración minimalista, es muy normal encontrar relojes de pared sin cubierta y que podemos enganchar los números en la pared por nosotros mismos. Algo muy sencillo pero que le da un toque distinto al ambiente. Con un vinilo de la forma que más nos guste y un par de agujas, tendremos un reloj decorativo y original.

Aunque Grupo Inventia sea una empresa líder en el sector de las reformas integrales en Barcelona, contamos con un experto equipo de interioristas encargado del diseño interior para las viviendas a rehabilitar. Puedes saber más de nosotros en nuestro perfil oficial de Linkedin.