El vestidor es una de las estancias de la casa a la que menos importancia damos a la hora de sacarle el máximo partido y aprovechar bien el espacio que destinamos para él. Lo más importante es darles la utilidad adecuada a nuestras necesidades de almacenaje y tener en cuenta, sobre todo, si es un vestidor para mujeres, hombres o para ambos, ya que las prendas de ropa y complementos son diferentes.

Los vestidores disponen de armarios con varias dependencias que se organizan por tipologías de almacenaje de ropa y complementos. Las dimensiones óptimas para crear un buen vestidor es un armario de sesenta centímetros de fondo y más de noventa centímetros de ancho para una óptima movilidad. La distribución perfecta es en forma de U, aunque también puede hacerse lineal o en forma de L. Las puertas pueden ser correderas, abatibles o plegables, aunque también podemos tener un vestidor sin puertas y/o con cortinas, un recurso actualmente muy utilizado.

En el momento que decidimos hacer un vestidor, hay que saber del espacio que disponemos para aprovechar al máximo cada apartado para guardar todas nuestras prendas y complementos. Tenemos que pensar en la ropa que tenemos y hacer una planificación de distribución para que resulte lo más funcional posible, sin dejar de lado el punto más chic. También se tienen que tener en cuenta los detalles para complementarlo y hacer un vestidor mas acogedor, como puede ser una alfombra, la cual nos resultara muy útil a la hora de cambiarnos y estar descalzos en el suelo. Otros detalles puede ser un taburete, una butaca o bien un puff, que en función del espacio que tengamos nos será de gran ayuda a la hora de vestirnos. Los complementos para su almacenamiento como cajas o cestos, quedan muy decorativos y hacen los vestidores más funcionales. Sin dejar de lado el complemento más importante, el espejo, el cual tiene que ser de cuerpo entero.

Desde Grupo Inventia, reformas en Barcelona, te damos algunos consejos para que hagas un vestidor moderno y funcional.

  • Los vestidores tienen que ser espacios con mucha luz, si no disponemos de luz natural, te aconsejamos una luz blanca ya que imitará la luz del sol y veras mejor los colores. Se tiene que tener en cuenta poner una iluminación tanto en el techo como en el interior de los armarios. Además podemos añadir una lámpara de suspensión que decorará el ambiente y nos dará más luz.
  • Es fundamental el orden para su buen funcionamiento. Las prendas más usadas deben estar a la vista mientras que en las zonas altas colocaremos lo que menos usamos o las prendas de otra temporada.
  • Aconsejamos priorizar el espacio de almacenaje, utilizando el mayor numero de barras o perchas, teniendo en cuenta los diversos tamaños de las prendas. En las zonas altas podemos colocar barras hidráulicas, así el espacio que queda debajo se puede aprovechar al máximo ya sea con cajones o con estantes. Evita los huecos muertos, agrupa las prendas en estantes donde puedes apilar mayor cantidad de ropa o bien en cajones de diversos tamaños.
  • Y finalmente, habilita una zona para los zapatos, que puede situarse en la parte inferior del armario con una altura entre quince y veinte centímetros y unos cuarenta para las botas.

En definitiva, a mayor orden conseguimos mayor practicidad y funcionalidad, consiguiendo así un vestidor bonito para lucirlo.