Los cuadros son elementos decorativos que visten las paredes de los hogares. Complementan, mejoran y refuerzan el ambiente de la vivienda aportando un valor añadido a su estilo personal y decorativo, logrando así distintos efectos visuales.

Para crear un buen espacio mediante el uso de cuadros se tiene que buscar una relación entre estos y la idea general de la decoración original de la estancia. La elección de los cuadros debe estar en relación y en armonía con el resto de la decoración, teniendo una identificación con los habitantes.

Los cuadros destacan porque captan la atención de los espectadores y guían nuestra vista. La regla básica para colgarlos y distribuirlos es tener en cuenta la altura, deben colocarse a la altura del observador, “al nivel de los ojos” ya que si no se coloca correctamente, no tienen relación con el ambiente y dan la sensación de que están flotando.

Desde Grupo Inventia, empresa de reformas en Barcelona, aconsejamos que los elementos que participan en la decoración deben estar acotados al proyecto, por lo que tienen que tener relación con el espacio y el ambiente. El método adecuado para colgarlos es organizarlos por áreas visuales definidas, construidas a partir de un cuadro o un grupo de cuadros creando una línea imaginaria que cruce por el medio de estos respetando la distancia del suelo.

Se pueden agrupar en línea, ya sea vertical u horizontal. Las verticales son óptimas para ambientes pequeños ya que crean la ilusión óptica de techos más altos. Mientras que las líneas horizontales son más adecuadas para ambientes amplios e iluminados, pasillos y áreas largas. O bien, pueden agruparse varios, es decir, desordenados y en distintos tamaños creando un alto impacto decorativo. En éste caso, la mejor opción es compartir siempre la misma línea central formando figuras geométricas y manteniendo siempre el equilibrio.

Al agruparlos, se tiene que tener en cuenta el espacio entre sí y deben agruparse en torno al punto central creando un conjunto visual que forme un rectángulo u óvalo. A menor tamaño de cuadro, menor será la distancia entre ellos o a mayor tamaño del cuadro, mayor será la distancia que los separe. El ancho nunca debe ser menor que el espacio entre ellos.

Contamos con múltiples posibilidades para la colocación y la distribución de los cuadros, creando un aire de distinción entre las diferentes estancias.

Desde Grupo Inventia, reformas integrales en Barcelona, esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda a la hora de decorar tu casa.