Desde Grupo Inventia, empresa de reformas en Barcelona, hoy os queremos presentar un estilo de decoración que cada vez más está más presente en nuestros hogares se trata del estilo nórdico o escandinavo.

El estilo escandinavo es originario de Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca, y se caracteriza por su sencillez, su claridad y la funcionalidad. Se trata de un estilo que nació a principios del siglo XX y que se consolidó a partir de los años 30 en los países nórdicos y, actualmente, es un estilo muy recurrente debido a sus interiores estéticos, originales, sencillos, minimalistas, acogedores, cálidos, y sobre todo, funcionales. Ademas, permiten que distintos tipos de mobiliario combinen sin desentonar, por lo que es muy frecuente la mezcla entre lo contemporáneo y muebles antiguos o vintage.

La arquitectura y el diseño de interiores de los países nórdicos viene determinada por el clima y su ubicación geográfica, por lo que el objetivo principal de este estilo es lograr un ambiente cálido y luminoso. Por este motivo, la escasa luz natural y los prolongados inviernos obligan a que los interiores sean amplios y luminosos, por lo que el aprovechamiento de la luz natural es uno de los objetivos principales de este estilo.

El material más utilizado es la madera, como el pino, el abedul, la haya o el roble natural, aunque también se utilizan los lacados, sobretodo en blanco. De esta manera podremos encontrar madera en los muebles, los techos, las paredes, las encimeras, los suelos y hasta en los complementos. Aportando atemporalidad y calidez, creando así ambientes calidos que aportarán luz y amplitud al hogar. Otro aspecto destacable en la decoración nórdica son el uso de acabados envejecidos en las superficies de madera, por lo que da un toque más acogedor.

Por lo que hace referencia a los muebles, se trata de muebles de líneas rectas, puras y limpias que se combinan con sutiles formas orgánicas, mediante curvas suaves, que producen ambientes acogedores y equilibrados.

El color predominante es el blanco y los tonos claros, que permiten iluminar las diversas estancias, aunque también se permiten detalles de colores vivos, utilizados sobretodo en los complementos, para que sobresalgan en la decoración.

Además, los países nórdicos son muy conocidos por el diseño de textiles para el hogar, sobretodo por el uso de algodón y lino, que provienen de la naturaleza sueca. Por lo que hace a los diseños de estos suelen emplear rallas, estampados floreales, o dibujos repetitivos, ya sean en colores neutros o vibrantes.

En lo referente a los elementos decorativos, suelen ser elementos de cristal o de cerámica, así como cuadros o velas, intentando mezclar los elementos tradicionales con los modernos. De este modo, se hace énfasis a la tradición popular de la artesanía de estos países.

La funcionalidad esta por encima de todos los aspectos, de manera que intentan decorar los espacios para que parezcan amplios, por lo que la luminosidad es muy importante.

Es un estilo ideal para decorar espacios pequeños ya que el uso del color blanco como base, junto a tonalidades claras, la importancia de la luz natural, y la utilización de la madera y los textiles, son detalles que permiten dar sensación de amplitud y confort en los espacios pequeños.

Resumiendo, el estilo escandinavo se caracteriza por la practicidad, y la funcionalidad de cosas bellas que hacen la vida mejor, intentando hacer llegar el diseño a todo el mundo. Consiguiendo atmósferas acogedoras inundadas de luz y aire fresco en verano, y de calidez en invierno.