Una pieza indispensable  aunque nos puede parecer poco útil para nuestro dormitorio es el cabecero. Se nos ocurren unas cuantas ideas para personalizar nuestro dormitorio:

Una de nuestras apuestas principales, muy en relación con la época en que nos encontramos y pensando en el medio ambiente, es el reciclaje, dotando a un elemento de una segunda vida , transformando un palé, una puerta o una persiana antigua. Volvemos a darle utilidad a elementos que ya han dejado de ser provechosos con un simple lijado, pintado o dándole algún acabado, como una patina, un pan de oro, etc… Si optamos por una solución de este tipo, no podemos olvidar relacionar este elemento con los que conviven con el. Reformas en Barcelona.

Para estancias pequeñas donde tenemos poco espacio y no podemos disponer de unos centímetros para el cabecero, tenemos opciones muy diversas y divertidas, y además poco costosas: el vinilo o el papel pintado. Además, si nos atrevemos podemos optar por hacer nosotros mismos el propio diseño, ya sea en vinilo o en pintura.  Otra solución para espacios pequeños, es utilizar un espejo, nos ayudará a dar  sensación de amplitud en nuestra estancia además de una mayor luminosidad. Puede tratarse de un espejo encolado a pared o un con un buen marco con personalidad que nos dará un estilo a nuestro dormitorio.

En los dormitorios infantiles el cabecero puede darnos mucho juego, ya que puede ser uno de los elementos protagonistas.  Des de un estampado de flores, un castillo o incluso el deporte o dibujo favorito del niño. Los colores son el elemento estrella en los espacios pensados para niños y el cabecero puede ser un elemento clave donde aplicar el carácter infantil.

O si lo que queremos es un cabecero flexible, que nos permita cambiar con gran facilidad y sujeto a las modas, podemos jugar con elementos decorativos como: cuadros de diferentes medidas, o una combinación de pequeños espejos. Optar por esta solución nos permite crear un ambiente muy acorde con el propietario, ya que existen infinidad de elementos que nos pueden vestir la pared.

Un cabecero también puede ayudarnos a dividir estancias, de manera que por un lado puede ejercer su propia función y por el otro lado, puede servirnos de escritorio, tocador o bancada. Así que puede ser un elemento funcional, no simplemente decorativo.  Si lo que necesitamos es espacio de almacenamiento, también puede ser una buena solución, ya sea mediante repisas colocadas sobre la cama, una estantería completa o un juego de cubos con función de estantes.

Otras opciones mas tradicionales son los tejidos, en diferentes acabados, texturas y estampados. Así como la forja, que nos permite diferentes formas o la combinación de elementos naturales como el bambú.  Si buscamos una estética mas moderna o minimalista, siempre podemos jugar con la iluminación integrada en el cabecero, ya sea tipo bañador de pared o retroiluminado.

Tenemos grandes opciones para completar nuestro dormitorio con un original y personal cabecero, que nos dará carácter a nuestro espacio. Podemos optar por soluciones creadas y diseñadas por nosotros mismos, o bien seleccionar una de las muchas opciones que nos proporcionan muchas casas de muebles.  Empresa reformas Barcelona.