El dormitorio es la estancia más personal de cualquier hogar. Éste está confeccionado para convertirse en un espacio de descanso en contraposición al ajetreo diario, por lo que el ambiente que tengamos imprimido en el será clave para conseguir un ambiente relajado y acogedor.

Normalmente se recomiendan tonalidades neutras como el beige o el blanco, ya que pintar las paredes de estos colores es una apuesta segura y están muy unidos a la sensación de calma. Pero en este post vamos a comentar como podemos pintar nuestro dormitorio utilizando dos colores y no perder el clima sosegado que debe haber en él.

El cabecero

Una opción habitual es pintar la pared del cabecero con un color distinto del que se ha pintado el resto de paredes. Con ello conseguiremos generar un foco de atención en la estancia y a su vez tendremos mayor sensación de amplitud.

Para ello, nada mejor que utilizar tonos neutros que se distingan de las demás paredes, realizando combinaciones entre blanco y gris, blanco y beige o similares mientras sean tonos suaves. Como veis, si este color se combina con el blanco es todo un acierto.

Blanco y gris

Que el blanco este presente en un dormitorio es algo habitual, ya que es el color indicado para la finalidad que busca esta estancia. Pero esto no aleja la posibilidad de combinarlo con otro color. En este caso nos decantamos por pintar dos paredes de blanco y dos paredes de gris, en un tono suave o medio.

Esta combinación aportará una sutil definición del espacio y una mayor sensación de calidez. A su vez, unirá el ambiente calmado que buscamos para poder descansar correctamente y esa pizca de personalidad que todos queremos aportar en nuestro dormitorio.

Dormitorio Grupo Inventia

El departamento de interiorismo de Grupo Inventia te asesorará personalmente para que todas las estancias de tu hogar luzcan tal y como deseas. Contacta con nosotros y te informaremos de todos nuestros servicios sin ningún compromiso.